Saltar al contenido

Cómo limpiar la cama del gato y lavar los cojines

Como limpiar la cama del gato y lavar los cojines

Tener algún animal en nuestro hogar siempre es hermoso, una experiencia que transmite emociones y que te permite compartir espacios y vida con nuestras fieles mascotas. Pero en medio de tantos aspectos positivos, hay que decir que el manejo de perros y gatos puede ser muy exigente y que la limpieza de la casa debe hacerse más a fondo. Por ello nos vamos a centrar en la cama de nuestro amigo felino y en los cojines, en como lavarlos y que siempre este todo limpio y desinfectado.

A menudo descuidamos la limpieza de las camas para gatos, porque como las vemos muy a menudo, parece que no deben llamar nuestra atención, pero si no se les da la limpieza que merecen, pueden ser un verdadero caldo de cultivo para los gérmenes. Nuestros peludos amigos son muy limpios y aparte del pelaje no dejan rastros visibles de suciedad en los cojines donde se acurrucan y descansan, pero las bacterias que tienen en sus patas o los residuos que puedan quedar en su pelo deben ser neutralizados.

Limpiar la cama de tu gato y lavar los cojines donde tu mascota se duerme, es una operación que debemos tener en cuenta al menos una vez al mes, precisamente para proteger la higiene tanto del animal, como de la del hogar. Debemos convertir en una rutina más la limpieza y el lavado de estos objetas, que además, por lo general, por su forma de cuna y porque tienen partes completamente extraíbles son muy fáciles de limpiar.

Pero antes que nada es bueno aspirar todas las superficies para eliminar la mayor parte del polvo y la suciedad. Después de aspirar, coge un cepillo de los que se quedan pegados los pelos, de esos que llevan laminas que una vez usadas puedes retirarla y volver a usarlo, para eliminar del tejido lo que pueda quedar. En este punto puedes quitar las fundas y ponerlas a lavar en una solución de agua caliente, detergente y desinfectante de ropa, frotando las manchas si las hubiera.  Utiliza solo detergentes líquidos, porque los polvos no siempre se disuelven bien y pueden dejar residuos.

Lo dejamos en remojo media hora y lo aclaramos con abundante agua. El aclarado debe ser bastante meticuloso para evitar que el olor de los detergentes utilizados pueda molestar la nariz del gato por lo que dale los aclarados que hagan falta para eliminar todo tipo de detergente o de olor. Después quitamos el exceso que podamos de agua escurriendo la tela y ponemos a secar al aire libre y al sol.

Ahora pasemos a las almohadas y cojines de la cama. En general, puede ser suficiente sacudir el interior del almohadas al aire y dejarlas ventilar y desinfectar naturalmente a la luz del sol. Pero una vez al mes, o si tu mascota ha manchado el interior del colchón con orina u otros líquidos biológicos, es bueno lavar la gomaespuma o material sintético como lo haríamos con cualquier tipo de almohada.

Para no meter la pata en ningún paso, recuerda siempre leer las instrucciones de lavado en la etiqueta, porque muchos rellenos se pueden meter de forma segura en la lavadora, pero otros no y se quedarían duras y por tanto no valdrían, ya que no serían cómodas para tu gato.