Saltar al contenido

Cómo desinfectar una herida en un gato

Cómo desinfectar una herida en un gato

Seguro que a tu gato le encanta correr libremente por el jardín o patío (o incluso no solo por el tuyo y también hace visitas a tus vecinos) y sentirse libre por ahí fuera. Pero por esta energía que caracteriza a los felinos, lamentablemente lo habrás visto regresar triste, con aire de derrota, el rabo entre las garras y alguna herida de guerra como prueba de su valor. En serio, si dejas que tu gato salga y conozca a más animales, puede suceder que reciba heridas y cortes principalmente como resultado de peleas con gatos rivales, especialmente si es un macho sin esterilizar, o por haberse dado con fuentes de calor, como pueden ser los tubos de escape de las motocicletas, que se ponen a altas temperaturas o motores de vehículos.

Por esto y para que sepas que hacer, es muy útil conocer cómo desinfectar una herida en un gato ya que unos conocimientos básicos de primeros auxilios en el hogar pueden ser de gran ayuda para tu amigo de cuatro patas.

En primer lugar, es necesario distinguir los tipos de heridas que puede llegar a tener un gato, porque no todos son tratables con una acción de primeros auxilios en el hogar. Este es el caso de las heridas que sangran profusamente ya que aunque los gatos tienen un pelo grueso, puede darse el caso. Si ves una así, entonces lleva a tu gato al veterinario de inmediato, quien intervendrá como mejor le parezca y, probablemente, prescribirá un tratamiento antibiótico.

Las heridas en garras suelen ser las más peligrosas porque siendo delgadas son difíciles de ver y como suelen ser profundas se infectan muy fácilmente por lo que cuando esto suceda, tienes que ir al veterinario inmediatamente. Incluso las heridas por mordedura, aunque no sean profundas, son engañosas porque rara vez sangran, y si no les prestamos atención, pueden infectarse y causar un problema mayor, por lo que también en este caso es necesaria la intervención del veterinario.

Tenemos que saber que los gatos tienen una alta tolerancia al dolor y rara vez veremos que se quejen, por lo que debemos estar muy atentos y observarlo a menudo para comprobar que no tienen ninguna herida, ya que a simple vista suele costar verlas, y si no se tratan a tiempo, luego todo puede ser más complicado. Revisar el pelaje de tu gato  a menudo y con cuidado es, por lo tanto, la mejor solución para intervenir a tiempo y prevenir el riesgo de infecciones.

En cualquier caso, si notas una lesión superficial y no demasiado extensa, esto es lo que debes hacer para curarla ya que te vamos a dar consejos para que aprendas a desinfectar heridas a gatos e implementar primeros auxilios seguros y efectivos.

Lo primero es tener siempre un botiquín preparado en casa, por si acaso. Dentro ten tijeras, pinzas, desinfectante, algodón y gasas, además de un par de guantes de látex que te pondrás para proteger tus manos y que todo sea higiénico, y ponte a trabajar con paciencia y suavidad.

La clave es limpiar a fondo la herida para eliminar cualquier rastro de suciedad, que además de aumentar la inflamación, también dificulta la cicatrización. Por lo tanto, procede a lavar con agua tibia y jabón neutro para eliminar cualquier residuo de sangre, cabello. Luego enjuague con suero fisiológico con mucho cuidado. Si necesario, cortar el pelo de nuestro gato, con unas tijeras desinfectadas para facilitar la limpieza de la herida y, si notas la presencia de cuerpos extraños en su interior, intenta extraerlos con pinzas desinfectadas.

Durante toda la duración de la cura, recuerda acariciar a tu gatito suavemente y ofrecerle palabras de consuelo, en voz baja, para calmarlo y tranquilizarlo.

Después de limpiar, procede a la desinfección de la herida con agua oxigenada (peróxido de hidrógeno), perfecto para primeros auxilios, porque con elimina residuos y bacterias. Como su acción antihistamínica no es muy potente, también puedes usar yodo que es un poderoso antibacteriano y ayuda a la curación. En cualquier caso, si decides aplicar un producto distinto al peróxido de hidrógeno, consulta primero a tu veterinario para una intervención más precisa y dirigida.

Desinfecta la herida con cuidado y delicadeza y cuando este todo limpio, usa a modo de vendaje una gasa esterilizada para cubrir y tapar la herida. Ahora solo quedar ir revisando periódicamente la lesión para controlar su progreso y que vaya curando correctamente. Si muestra signos de enrojecimiento o hinchazón, o ves que la herida no tiene una mejora, lleva a su gato al veterinario lo más rápido posible.