Saltar al contenido

¿Cómo bañar a un gato sin recibir arañazos?

Cómo bañar a un gato sin recibir arañazos

Si bien la mayor parte de los gatos pasan su vida sin probar un baño, ocasionalmente para los ejemplares domesticados, un chapuzón rápido se vuelve inevitable, obligando a los dueños a buscar opciones que les libren de los clásicos arañazos.

Lejos de la creencia popular, existen gatos que disfrutan bañarse, especialmente si el hábito se les crea desde que son pequeños, acostumbrándoles a baños tibios ocasionales. Para aquellos que el consejo llega tarde, y sus mininos les complican las cosas al momento de asearlos, se traen algunos consejos.

¿Qué hacer con un gato que no se deja bañar?

La opción más evidente será llevarlo a una estética para mascotas, donde además de los productos pensados para cuidar su pelaje y piel, cuentan con personal calificado para la tarea.

Sin embargo, no todos tienen para sortear el gasto, lo que conlleva a buscar una solución en casa; pues bien, lo primero a considerar es el ambiente, bañar un gato demanda disponer de un entorno tranquilo y controlado que se acompañe de muchas caricias.

La paciencia y mucho tacto, jugarán papel fundamental en el resultado, los movimientos bruscos pueden asustar al animal o generarle estrés, conductas que por más que el felino disfrute del agua, complicarán la actividad.

La bañera adecuada

Para bañar a un gato se necesitará una bañera – o en su defecto, un recipiente – cuya dimensión se adecúe al tamaño de la mascota. Las uñas, pueden favorecer los resbalones, por lo que colocar una alfombra en el fondo prevendrá esta clase de accidentes.

El agua y los productos clave

Lo siguiente a considerar, será la temperatura del agua; lo ideal es que la misma se encuentre a unos 30º, siendo idónea para evitar el frío y propiciar el disfrute mientras se cuida la piel.

Respecto a los productos de higiene, se recomienda la utilización de champús específicos para felinos, ya que los destinados al uso humano, no respetan el pH de la piel de los gatos, incluyendo los denominados “neutro”.

¿Cómo bañar al gato sin sufrir arañazos?

Reunidas las condiciones adecuadas ¡Ahora sí! Es momento de tomar un baño. Previo a iniciar, se aconseja propiciar que el minino se acostumbre al sonido del agua, dejándola correr por unos segundos, con suerte, se dirigirá solo hasta ella por curiosidad.

De no ser el caso, no hay que preocuparse demasiado, bastará con tomarle cuidadosamente para brindarle sensación de seguridad y evitar que se asuste o estrese, se enfatiza la necesidad de mucho amor y sobre todo, paciencia.

De abajo hacia arriba, evitando ojos y orejas

El proceso de mojado comenzará en la parte inferior del cuerpo, lo que puede hacerse con la mano o ayudándose de una esponja. El ascenso debe ser paulatino, la idea es incrementar la confianza necesaria para el éxito de la tarea.

El champú deberá ser suministrado en forma de caricias, esperando que actúe un par de minutos, antes de empezar a aclararle con abundante agua. Es importante eliminar cualquier resto de jabón, pero sin incomodarle vaciando en ellos grandes cantidades de agua.

Secar muy bien

Los gatos son muy propensos al desarrollo de infecciones en los ojos y oídos, por lo que conviene evitar el contacto del agua con estas partes durante el baño, de ser así, iniciar el secado en dichas áreas. Utilizando una toalla limpia, continuar de forma descendente, empezando por la cabeza hasta llegar a las patas.

En días fríos, es aconsejable el uso de un secador; sin embargo, tiene que ser silencioso o acercársele de forma moderada, para no causar ansiedad e inquietud. Dejar que el gato lo toque y se familiarice con el aparato, es una buena manera de prevenir que se asuste o altere.

Desenredar el pelaje

Aunque se trate de gatos de pelo corto, un cepillado al pelaje tras concluir el secado no está demás. Hace con mimo la práctica, afianzará en el animal la confianza, al tiempo que le hará lucir más uniforme y brillante.

Cuidar las uñas

Lo ideal siempre será enseñarle al minino a utilizar el rascador para que pueda limar y afilar sus uñas, no obstante, la higiene también puede incluir cortárselas un poco.

Aseo bucal

Los dientes de los gatos también requieren cuidados, por lo que el aseo debe incluir un espacio para la higiene bucal, esto contribuye al mantenimiento general de su salud.

Si con todos los consejos planteados el gato presenta o mantiene una conducta negativa durante el baño, convendrá visitar al veterinario en busca de una nueva estrategia, pues procurarles un ambiente tranquilo y mimos, debería ser suficiente para que el momento del baño sea algo relajante y no al contrario.

¿Su gato necesita un baño, pero le dan miedo los arañazos? Descubra la clave para realizar la tarea de forma segura.