Skip to content
Animales David

¿Qué hacer si el perro está deprimido?

5.0
01

“Mi perro está triste” es una de las frases que cualquier persona que tenga un perro nunca querría pronunciar. El perro es un miembro de la familia y debe tratar con su salud física y mental.

Los perros son animales sensibles que entienden cuando una persona está triste, alegre o cansada. En todas estas ocasiones, tenerlo a mi lado es muy agradable, pero ¿qué hacer si el perro está deprimido o triste? En este artículo en Animales David te explicamos cuáles son los síntomas de un perro deprimido y cómo resolver la situación para hacerlo feliz de nuevo. No olvide que estos consejos por sí solos no pueden resolver la situación, pero si la situación es grave, deberá acudir a un especialista para que le asesore sobre su caso específico.

Síntomas de la depresión en los perros.

Al igual que las personas, los perros también pueden entrar en depresión. Si conoces bien el comportamiento de tu perro, será fácil de entender cuando esté triste. Sin embargo, si recientemente has adoptado un perro, reconocer la tristeza puede ser más difícil porque no sabes cuál es tu actitud normal.

A continuación, le mostramos cuáles son los síntomas más comunes de la depresión del perro para ayudarlo a reconocerlos:

  • Falta de apetito
  • Actitud triste
  • Apatía
  • Inactividad
  • Mal afecto
  • Cambio en la forma de comportarse.
  • Sueño excesivo
  • Se esconde
  • No juega

Si observa que su perro se está comportando de esta manera, lo ideal es acudir a un veterinario para que lo ayude a analizar el caso, rastrear la causa y sugerir el tratamiento adecuado para resolver el problema. No olvide que la tristeza puede deberse a la aparición de una enfermedad, por lo que la ayuda médica es esencial.

causas depresion en perros

11 causas de la depresión en perros

En general, si el perro está deprimido es porque ha habido un cambio significativo en su vida que ha alterado su rutina. Sin embargo, los síntomas típicos de la depresión también podrían ser una llamada de atención para una enfermedad o un desequilibrio hormonal.

  • La muerte de un ser querido: puede ser una persona u otro animal. La muerte afecta a los animales y su estado de ánimo como ocurre en las personas. Perder a un compañero de juegos o un cómplice de aventuras puede ser un duro golpe para tu amigo de cuatro patas. En estos casos, lo mejor es sacarlo más a menudo, socializarlo, hacer ejercicio y jugar con juegos de activación mental .

  • Cambio de casa o familia: cuando hay un cambio radical en la vida del perro, sigue un período de adaptación en el que son tímidos, insociables y, a menudo, tristes, y esto es completamente normal. Tendremos que darle tiempo y mucho cariño, sin obligarlos a vivir una situación que no quieren.

  • Soledad excesiva: la ansiedad por separación es uno de los problemas más frecuentes si el perro pasa mucho tiempo solo. Generalmente resulta en problemas de comportamiento y destructivos. En este caso, los juegos de activación mental serán una gran herramienta para tratar de mantener al perro ocupado y distraído cuando está solo. Hacerle ejercicio y darle mucho amor cuando estás en casa son formas perfectas de ayudarlo.

  • Una situación desagradable: una situación muy desagradable para el perro puede hacer que se sienta triste y apático. En estos casos, lo mejor que puede hacer es darle tiempo para recuperarse y darle tanto amor.

  • Pelea entre perros: si su perro ha estado involucrado en una pelea de perros, es probable que el evento lo haya afectado profundamente. Algunos son más reactivos y otros más temerosos. Es importante trabajar en su socialización para que vuelva a las relaciones pacíficas con otros perros.

  • Desglose del núcleo familiar: si alguien (persona o animal) ha dejado la casa recientemente, el perro puede entrar en depresión porque extraña el ser que amaba. Será importante distraerlo y llenar el vacío dejado con actividad, afecto y, quizás, un nuevo mejor amigo para jugar. Con el tiempo, la tristeza tiende y disminuye.

  • La llegada de un bebé: si el perro no estaba preparado para la llegada de un recién nacido, podría comenzar a comportarse de una manera celosa y triste. Es una actitud que debe tenerse en cuenta para evitar que empeore y la mejor manera de hacerlo es prestando mucha atención al animal.

  • Un nuevo animal: así como con la llegada de un bebé, el perro también podría estar triste y celoso hacia una nueva mascota. Recuerde que es muy importante continuar prestando atención al veterano de la casa para evitar comportamientos hostiles o agresivos hacia el recién llegado.

  • Enfermedades: como hemos mencionado, el colchón del perro puede interferir con su estado de ánimo y causar tristeza y apatía. Solo el diagnóstico del veterinario puede establecer si se trata o no de un problema de salud.

  • Embarazo psicológico: es un problema que puede afectar a los perros pequeños que no han sido esterilizados y que causa graves consecuencias para su salud física y mental. El embarazo psicológico es una condición que hay que resolver lo más pronto posible.

  • Ansiedad y estrés: está claro que el estrés puede causar tristeza y apatía. 

Como puedes ver, un perro puede estar deprimido por varias razones. Lo importante es entender lo antes posible qué es lo que lo hace sentirse mal para resolver la situación.